Publicado el Deja un comentario

El gran problema es Pasteur

Desde el mes de marzo/abril de 2020 he ido viendo como férreos defensores de la libertad y la anti-histeria han ido cayendo por el camino y se han sumado a la aceptación resignada de la esquizofrénica normalidad.

También he visto personas muy próximas estar completamente a merced del discurso mediático, incluso cuando en voz alta dicen que no siguen el tema ni les importa lo más mínimo (generalmente personas de entre 50-70 años). Dicen no tener miedo pero todo apunta a que están aterrados. Dicen estar en contra de la histeria generada pero participan de ella de manera activa o pasiva. Dicen estar viviendo con normalidad pero ves cómo se les escapa la vida sin darse cuenta.

Y en esas estamos. El maldito Pasteur y su teoría de la infección se ha instalado en nuestras vidas y en nuestras sociedades. Es la base sobre la que se sustenta todo lo que estamos viviendo. Todo lo que está destrozando nuestra calidad de vida. Y está tan insertado en los cimientos de la medicina moderna que resulta una tarea titánica, casi imposible, convencer a nadie de que así no puede uno enfrentarse a la vida.

Hay que derrotarlo. Hay que combatir la teoría de la infección. Puede llevar 5 años, 10, o 100 años. Pero hay que derrotar esa terrible idea de que somos peligrosos los unos para los otros. Incluso aunque tuviera parte de razón. Así no se puede vivir como se debe vivir.

Sobre Pasteur vs Bernard

> Más en Hacktivismo

Si te ha gustado este post:
Suscribirte a la Newsletter
O compartir:
Email Whatsapp Tweet Facebook
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *