Publicado el Deja un comentario

¿Y si nos deshicieramos de Bill Gates?

Creo que una de las lecciones que estamos aprendiendo muchos de nosotros a raíz de la actual situación provocada por el “virus” es que hay un sector del mundo de la medicina/industria/fundaciones que ha estado imponiendo un modelo de salud.

Cuando hemos empezado a desgranar y entender ese modelo nos hemos dado cuenta, horrorizados, de que ni lo compartimos ni nos parece adecuado para “mejorar el mundo”. Se basa fundamentalmente en la idea de que el cuerpo humano es frágil y necesita evitar cada una de las enfermedades a las que nos exponemos por el sencillo hecho de vivir (por leves que sean esas enfermedades). El resultado es una necesidad constante de la química, el intervencionismo absoluto y el uso de todo tipo de herramientas tecnológicas. La muerte y la enfermedad siempre es vista como una derrota.
Por otra parte, este mismo modelo de salud minimiza hasta el absurdo la importancia de las circunstancias personales y sociales. La pobreza y contextos emocionales y socio-económicos pasan a ser algo muy secundario, lo importante son las medicinas.

Lo más tétrico de todo es que estos sectores esperan de nosotros, como sociedad y como individuos, que no cuestionemos ni sus formas ni su ética y, en efecto, el resultado es que existe un ejército de fans que no dudan en defender su argumentario a capa y espada sin llegar a pensar profundamente en las implicaciones de este modelo del salud.

El final de este proceso es la granjificación de nuestras sociedades. Pasar de individuos soberanos a meros bichos frágiles que necesitan ser guiados, marcados y protegidos de la enfermedad, de la individualismo y de la Naturaleza. Pensar y ser crítico es visto como un crimen contra el “bien común”.

Bill Gates tiene toda la pinta de ser uno de esos motores del cambio en favor de la granjificación. Y creo sinceramente que ya es el momento de deshacernos de su enorme influencia en el mundo de la salud global.

Más Masanobu Fukuoka, menos Bill Gates.
Más poesía, menos filantrocapitalismo.

Les Hombres del Filantrocapitalisme de Bill Gates

Si te ha gustado este post tengo una newsletter que te va a encantar: Coffee Sundays
Email Whatsapp Tweet Facebook

Deja un comentario