Publicado el Deja un comentario

Los incentivos y las buenas personas

Un sistema de incentivos defectuoso es más que suficiente para convertir a una buena persona en una buena persona al servicio del mal. No son necesarios planes malvados ni retorcidos engaños, solo incentivos defectuosos. Y muchas veces se crean solos, por pura inercia.

Cuanto más compleja y jerárquica es la estructura de una sociedad mayor número de incentivos defectuosos.

Si te ha gustado este post:
Suscribirte a la Newsletter
O compartir:
Email Whatsapp Tweet Facebook
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *