Publicado el Deja un comentario

Inteligencia Colectiva

En ciertos círculos se habla con cierta prominencia de la inteligencia artificial y de los retos y peligros que puede plantear a la sociedad del mañana en cambio se habla muy poco de la Inteligencia Colectiva que está YA influyendo de manera determinante nuestro presente.

La inteligencia colectiva podría definirse como ese ruido constante generado por millones de personas interactuando a través de redes sociales y servicios de mensajería instantánea y que tiene la capacidad para generar respuestas colectivas, bien a nivel individual bien a nivel gubernamental. Aunque este fenómeno siempre ha existido, la tecnología actual le ha conferido un poder y una capacidad de “contagio” inaudito hasta ahora.

En épocas anteriores eran los gobiernos, organizaciones y/o medios de comunicación los que tenían el poder de controlar la inteligencia colectiva, aunque en ocasiones el propio “pueblo” pudiera controlar el mensaje y organizar una revuelta raras eran las veces en las que esto sucedía y era generalmente un grupo muy reducido de “intelectuales” o agentes interesados los que iniciaban esas mismas revueltas y nutrían con sus ideas gran parte de la Inteligencia Colectiva.

Hoy en día la Inteligencia Colectiva funciona 24 horas al día 364 días al año. Es omnipresente y cada vez más global. Tiene la capacidad de traspasar fronteras y tener una forma lo suficientemente delimitada como para poder hablar de una ente con entidad propia. Aunque aún estamos en sus primeros pasos podemos vislumbrar lo que nos deparará el futuro inmediato.

En principio podría sonar como algo “bueno”. Por fin los seres humanos tenemos la capacidad de organizar nuestra voluntad colectiva sin la necesidad de ceder nuestra voluntad a gobiernos y/o organizaciones pero esa Inteligencia Colectiva puede no funcionar tan bien como sería deseable y se está demostrando que el intercambio de información que termina por dar forma al pensamiento colectivo (vía retwits, likes y “reenviar mensaje”) termina por dar voz a pensamientos sensacionalistas, sesgados y muy poco elaborados. La información que se comparte es siempre breve y ultra simplificada cuando la realidad nunca es breve ni simple. La tendencia al escarnio colectivo hacia los que ponen en duda una Idea Colectiva también debe ser tenida en cuenta como un problema acuciante. Esta inteligencia colectiva NO quiere que se la ponga a prueba. No quiere descubrir la verdad. Lo único que quiere es retroalimentar sus convicciones.

Así que la gran pregunta es
¿Quién va a dar forma a esa inteligencia colectiva?
¿Estamos viralizando las ideas adecuadas?
¿Vamos a permitir que esa inteligencia colectiva se nutra de informaciones relevantes o perniciosas?
¿Vamos a permitir una inteligencia colectiva que desprecie la auto crítica?

Ahora más que nunca necesitamos FILÓSOFOS en los colegios y ANARQUÍA en las clases.
Necesitamos preparar a la sociedad del mañana para la AUTOCRÍTICA.

Deja un comentario