Publicado el Deja un comentario

La sensación de escasez puede transformar el miedo en energía explosiva.

Cuando este fenómeno se da en grupo la energía se retroalimenta exponencialmente.

Solo es necesario alcanzar una masa crítica, una pequeña chispa y …BOOOM!

Esa sensación de escasez puede tomar muchas formas: escasez de comida, de dinero… de autonomía, de relaciones sociales, de ocio, de libertad, etc… Cuando se da esta sensación de escasez de manera masiva lo único que puede impedir la explosión es la represión. La fuerza bruta.

Desde Marzo da la impresión de que los gobiernos están siendo perfectamente capaces de controlar grandes masas de población gracias al miedo. Pero esa capacidad de control puede saltar por los aires si la la sensación de escasez aumenta y alcanza una masa crítica.

Imágenes como esta de aquí arriba pueden ser el detonante de la explosión. Solo que todavía no. Aún no se ha alcanzado la masa crítica.

Carabinieri in Trieste take their helmets off, put their shields down and join protesters! Fuente

Cuando hasta los agentes del orden se ponen de parte del tumulto es que la masa crítica prácticamente se ha alcanzado. Ahora es un juego puro, purísimo de tensiones. Mayor represión hoy, mayor explosión mañana.

Si te ha gustado este post tengo una newsletter que te va a encantar: Coffee Sundays
Email Whatsapp Tweet Facebook

Deja un comentario